Lanzamiento Foulders

Lanzamiento Foulders

       Lanzamiento Foulders

¿Qué haces con los correos que implican trabajo para recordarlos?

Piénsalo un momento…

¿Ya?

Otra pregunta: ¿cómo organizas la documentación necesaria para tus proyectos?

Piénsalo…

Nosotros lo hemos pensado bastante, y nos hemos animado a poner orden en todo este caos. En los próximos días lanzaremos Foulders para que, si eres como la mayoría de las personas, no tengas que sufrir más por una bandeja repleta de correos esperando respuesta o llena de documentos adjuntos que necesitas para trabajar. Foulders hará este trabajo por ti:

  • Apuntará recordatorios para los correos que tengas que responder.

  • Colocará los documentos, correos y documentos adjuntos en su sitio de forma automática.

Además de esto, Foulders es una herramienta basada en GTD que proporciona una red social corporativa junto con un inbox de email que te permitirá ordenar el correo en formato 2.0 y tener todas tus fuentes de información en un mismo lugar para así ser más eficiente en tu día a día. De esta forma, evitarás pérdidas de tiempo ocasionadas por la búsqueda y ordenación de la documentación y correos. También podrás tener una lista de tareas con la que trabajar cada día y hacer un seguimiento del trabajo realizado por ti y tus colaboradores con su muro de cambios.

Foulders estará disponible en noviembre, pero si solicitas ya tu cuenta podrás disfrutar gratis de un curso de productividad de 4 horas.

¿A qué esperas para disfrutar de tu intranet 2.0 desde el inbox?

(Ver más) Pruébalo

El hacer y herramientas esenciales para llevar a cabo GTD por Joaquín Peña

El hacer y herramientas esenciales para llevar a cabo GTD por Joaquín Peña

El hacer y herramientas esenciales para llevar a cabo GTD por Joaquín Peña

Tras el buen sabor de boca que nos dejó nuestra primera demo presentación privada hace una semana, no queremos dejar sin rematar las últimas pinceladas sobre el primer ‘Taller de GTD y productividad 2.o’ que , como ya veníamos contando, impartión nuestro CEO. Joaquín Peña dio las últimas pinceladas para completar el tema y terminó con información bastante útil acerca de qué  herramientas son específicas y muy adecuadas para poder ir aplicando GTD desde diferentes dispositivos y ser más productivo.

To doPara comenzar nos habló del último paso importante de GTD: ‘Hacer’. En este paso destacó la importancia de saber utilizar bien los tiempos muertos, para que no se desperdicien, ya sea el trayecto en bus al trabajo o las esperas antes de una reunión. Por otro lado marcó como una de las reglas de oro de GTD hacer cada tarea de una en una. De esta forma nos aseguramos de estar completamente concentrados en esta tarea y seremos mucho más productivos al trabajar con la mente en blanco de demás asuntos pendientes. Algo muy importante y que puede que no sepamos es cuáles son los pasos a la hora de ponernos a trabajar, de enfrascarnos en el ‘hacer’. Aquí tenemos que atender a los criterios de: Contexto, tiempo disponible, energía disponible y, por último, prioridad.

Seguidamente nos enseñó técnicas para enfrentarnos a un ‘problema gordo’ y que eso no nos suponga una montaña que escalar y sea más llevadero. En esta línea Joaquín explicó que por lo general hay tres formatos de trabajo de día a día:

  • El que realiza un trabajo predefinido.
  • El que define su trabajo.
  • El que realiza el trabajo conforme van apareciendo necesidades.

Nunca se debe ser el último tipo de trabajador, ya que no toma decisiones, no planifica, por lo tanto, el trabajo lo lleva a él, no al revés.

En definitiva y como conclusión general del taller, Joaquín estimó que lo importante es que marquemos unos objetivos en nuestra vida a los que queramos llegar. De esta forma avanzaremos hacia un punto clave, iremos haciendo cambios en nuestra forma de vivir en relación a ese objetivo, aplicaremos una estrategia y si es realmente nuestro sueño tendremos pasión y entrega por ello.

Por último, nuestro ceo señaló que cada persona tiene que hacer una implementación particular de GTD y que para ello hay diferentes herramientas. Nosotros, elegimos Foulders, una herramienta que te permitira ser productivo en tu día a día en el trabajo.

Pruébalo

Cómo aumentar la productividad a través de GTD

Cómo aumentar la productividad a través de GTD

Estamos seguros que en el día a día tienes demasiadas cosas que hacer y que la mayoría no puedes recordarlas a la vez.

La psicología de GTD se basa en hacer fácil el almacenamiento, seguimiento y revisión de toda la información relacionada con las cosas que necesitas hacer. David Allen, consultor e instructor en productividad, sugiere que muchos de los bloqueos mentales en los que nos encontramos a la hora de completar ciertas tareas vienen dados por una planificación insuficiente. Según Allen, es más práctico hacerlo reflexionando previamente sobre ello, generando una serie de acciones que hacer más tarde, sin necesidad de volver a planificarlo durante su realización.

Esto así explicado puede resultarte engorroso, idealista y difícil de llevar a cabo pero es más sencillo de lo que crees. El CEO de Foulders, Joaquín Peña,  nos habla en su blog de cómo aplicar fructíferamente este sistema.

Miles de profesionales tras haber probado aplicar la filosofía GTD, que es una corriente en voga en Estados Unidos, aseguran que les ha cambiado la vida. Y es que este sistema no sólo es aplicable a tu trabajo para aumentar la productividad de tu día a día, sino también a tu vida diaria y a tus relaciones personales.

En el siguiente vídeo, Joaquín Peña desgrana las partes más importantes de esta filosofía. Avanzamos que es tan sencillo que se trata de recordar estos cinco principios: RECOPILAR, PROCESAR, ORGANIZAR, REVISAR  y HACER. Adéntrate con sólo un clic en un sin fin de posibilidades de organización de tu vida cotidiana:

Joaquín Peña Siles – GTD Getting Things Done from Asociación Ingenius on Vimeo.

En la misma línea nuestro CEO explica que las técnicas de GTD son muy útiles pero para sacar todo el potencial de éstas hay que llevar a cabo una estrategia adecuada. Para saber más sobre este tema visita nuestro anterior post: Cómo hacer del GTD algo realmente productivo. 

Si te ha resultado interesante este contenido, recordamos que la semana que viene los días 16,17 y 18 de julio se celebra en Sevilla un Taller de productividad 2.0 y de GTD impartido por nuestro CEO Joaquín Peña. ‘Aprende a organizarte bien’ ya sea en el trabajo, en casa, con la familia o los amigos; un sistema que seguro reorganizará tu vida.  Más información en este enlace: Taller Productividad 2.0 y GTD

Para hacer más hay que hacer menos

Para hacer más hay que hacer menos

Si queremos ser altamente efectivos y eficientes en nuestro trabajo y sacarle el máximo partido a las horas de trabajo empleadas, hay que llevar a cabo dos cosas que consiste en NO HACER algo:

  1. Dedicar tiempo a descansar y cargar las pilas
  2. Dedicar tiempo a pensar

Para cargar las pilas la receta es más que sencilla:

–          Dormir un número mínimo de horas que se acerque aproximadamente a las ocho. En el Blog del Descanso, un especialista nos habla de ello.

–          Realizar tareas que nos gusten: leer, pasear, ir a la playa, quedar con amigos, ver una película, hacer deporte…

Aunque parezcan unas pautas muy básicas y que la mayoría de las personas realizan cotidianamente, no es así, llevar a cabo estas actividades reporta más energías y más ganas de seguir adelante de lo que en principio puede parecernos.

Está demostrado por estudios y científicos, que en estos tiempos de desconexión y de ‘tiempo muerto’ muchos han dado con la clave y resuelto problemas en los que trabajaban que en el tiempo de concentración plena no han conseguido despejar.Por ejemplo, Roger Penrose descubrió una pieza crucial en la Teoría Especial de la Relatividad que inventó, mientras paseaba con un amigo y tras dormir un número adecuado de horas. Desde aquí hacemos referencia a su libro: La nueva mente del Emperador, de Roger Penrose.

Estos tiempos de desconexión nos ayudan a que los problemas que tenemos importantes se resuelvan solos, ya que la mente en subconsciente es capaz de  resolver problemas al estar en reposo y además ‘cargamos las pilas’ para trabajar.

La segunda técnica se entiende perfectamente a través de este vídeo en el que nuestro CEO Joaquín Peña explica como hacer más haciendo menos mediante el caso de los aviones

Joaquín Peña Siles – Coaching y Mejora Personal from Asociación Ingenius on Vimeo.

Si tenemos que hacer un avión de papel para ganar un concurso, el 99% de las personas realiza el avión de papel que todos conocemos. Con ese modelo de avión de papel, en un minuto somos capaces de hacer 40 ó 50 aviones, según la destreza que tengamos. La gestión del tiempo y la productividad recaería en tener más destreza o menos haciendo aviones. Si dedicamos un tiempo a pensar cuál sería la mejor estrategia para ganar este concurso, se nos puede ocurrir, por ejemplo, pintar un avión en una hoja de papel y hacer tantas fotocopias que podamos en el tiempo establecido. Con esta técnica podríamos alcanzar un resultado mil veces superior. Esto lo que nos viene a decir es que si nos dedicamos a pensar y salimos de la rutina de hacer siempre lo mismo o lo que ya está establecido, obtendremos mejores resultados.

El consejo de Foulders

En tu rutina de trabajo dedica tiempo a pensar en los grandes problemas o en las cosas que hay que solucionar para encontrar una estrategia que, siempre dentro de la  realidad y las normas, te permita obtener resultados excepcionales. 

¿Por qué hoy estamos más estresados que hace 10 años?

¿Por qué hoy estamos más estresados que hace 10 años?

El volumen de trabajo, las responsabilidades, los compromisos y, sobre todo, la cantidad de información a la que estamos sometidos en nuestra vida diaria y laboral es cada vez mayor. De hecho, según estudios recientes la información técnica se duplica cada 2 años.

Bernardo Hernández, directivo de Google, comentaba en el II Congreso de Mentes Brillantes en Madrid, que el ser humano actualmente genera cada dos días, prácticamente el mismo volumen de información que existía desde los comienzos hasta el año 2003. A esto se le denomina infoxicación o sobrecarga informativa.

Este problema cada vez afecta a más gente, una prueba de ello es la proliferación de artículos en prensa que tratan el asunto como “Atentos a todo… y a nada” (El País), “Saturados de Información” (El País) o, incluso, anuncios de primeras marcas como este:

En esta línea, el psicólogo David Lewis creó el concepto de Síndrome de Fatiga Informativa en los años 90. En su informe “Dying for information?” (¿Muriendo por la información?) lo define como la fatiga o cansancio que produce manejar excesivas cantidades de datos, que suele ir acompañada de síntomas que afectan al organismo impidiendo llevar a cabo una vida normal. Este síndrome se manifiesta con dolor de estómago, pérdida de visión, problemas de atención y concentración, dificultad para el análisis y la toma de decisiones, ansiedad, estrés, entre otros.

Podría parecer exagerado, pero párate un momento a pensar: ¿Seguro que no te ha agobiado en algún momento el correo, las redes sociales, o las cosas que tienes pendientes por leer? ¿O has sentido que no eras capaz de procesar y entender tantos datos? ¿Sabes que podrías hacer para remediarlo?

¡Prueba Foulders y olvídate del estrés!

Pruébalo

Problema 2: No tomar decisiones ¿Por qué se eternizan los marrones?

Problema 2: No tomar decisiones ¿Por qué se eternizan los marrones?

Tal y como os contamos en nuestra entrada ¿Quieres vivir sin estrés?, es un problema que podemos reducir a dos motivos principales:

  1. Las limitaciones del cerebro.
  2. No tomar decisiones.

Hoy queremos hablarte de esta segunda causa principal que provoca altos índices de estrés y reduce nuestra calidad de vida.

Imagina esta situación:

8:00 AM: Te llega un correo de tu jefe  a primera hora de la mañana donde te dice que has cobrado más de la cuenta a uno de los mejores clientes de la empresa y han llamado muy enfadados. Te comenta que el dinero cobrado ya ha sido gastado por la empresa y no se puede devolver, y te dice que te las apañes y soluciones el problema.

8:45AM: Te agobia bastante pues ya te ves en la cola del paro e  imaginas que el cliente no va reaccionar bien a tus disculpas. Sigues dándole vueltas al asunto y piensas que vas a tener que pagar de tu sueldo el sobrecoste y no te lo puedes permitir…. El estrés es tal que decides meterle mano al asunto justo después del desayuno.

10:30AM: Pero al volver del desayuno tienes varios correos importantes y decides terminarlos antes de abordar el “marrón”.

13:10PM: Cuando terminas con los correos y otras cosas que han ido surgiendo, miras el reloj y ya son las 13:10, y como queda poco para el almuerzo y estás cansado, decides hacerlo a primera hora de la mañana al día siguiente.

Siguiente día 

 8:00AM: Has dormido mal dándole vueltas a la cabeza e imaginando todas las posibilidades de desastre. Llegas cansado al trabajo… ¿Qué haces hoy? ¿Puedes imaginarlo verdad? una historia similar a la de ayer, y así van pasando los días haciendo que el problema sea cada vez más complicado.

Reloj

Imagen: widemos en Flickr

 

Si sigues con esa rutina, la sensación de estrés y malestar no hará más que incrementarse.

Este es un buen ejemplo de lo que suele suceder diariamente a un alto porcentaje de trabajadores de cualquier ámbito profesional. Si a esto le unimos que tienes muchos más “marrones”, personales (además de los profesionales), la sensación de agobio en algunos momentos puede llegar a ser muy intensa.

 

Pero los problemas en sí no producen estrés, es la forma que tenemos de gestionarlos lo que lo provoca

 

Hay un concepto clave y fundamental que nos gustaría resaltar: El motivo por el que la mayoría de los problemas nos provocan estrés, es que no conocemos cuál va a ser es el resultado y por regla general, imaginamos que las cosas van a salir terriblemente mal, lo que hace que nos bloqueemos y no actuemos.

Pero, piénsalo bien, durante tu vida, ¿qué porcentaje de estas situaciones han acabado en un verdadero desastre? Una vez resuelto el problema, ¿no suele ser frecuente la sensación “pues no ha sido para tanto”?

Y ahora te invitamos a que reflexiones, ¿Cómo afrontas los problemas en tu vida diaria? ¿Procastinas o les haces frente nada más comenzar?

¡Déjanos un comentario con tus trucos antiestrés!

 

Problema 1: ¿Sabías que tu cabeza no es capaz de seguir el ritmo que te pide la sociedad actual?

Problema 1: ¿Sabías que tu cabeza no es capaz de seguir el ritmo que te pide la sociedad actual?

Imagina que dominas la técnica para hacer malabares con platos chinos y eres capaz de hacerlos girar sin problema.  ¿Cómo te sentirías si tuvieras que mantener 20 platos girando sin cesar tú solo? ¿Y si alguien te ata una mano a la espalda de modo que no puedes usarla?

Tal y como os comentamos en nuestra última entrada, uno de los problemas clave  por el que sufrimos estrés es la limitación de nuestro cerebro a la hora de afrontar la cantidad de tareas diarias que tenemos “pendientes” y que requieren cada vez mayores niveles de implicación.

Esa sensación de “son demasiados platos” o “se me va a olvidar alguno de ellos y se va a caer” es muy similar a la que sufrimos en nuestro día a día cuando pensamos que “no voy a llegar“, “no tengo tiempo“, “voy a fallar“, etc.

Pero ¿qué cantidad de platos seríamos capaces de mantener sin perder el control? o, lo que es lo mismo,

¿cuántas tareas podemos tener “pendientes” sin llegar a estresarnos?

La respuesta es muy similar a la que daríamos con el número de platos. Esto se debe a que el trabajo pendiente se gestiona con la memoria a corto plazo y esta es limitada, tan sólo puede “controlar” una media de entre 5 y 9 conceptos simultáneos. Por ejemplo, si te dicen un número de teléfono, tienes que repetírtelo constantemente hasta apuntarlo para no olvidarlo, pues tienes que retener 9 dígitos simultáneamente, lo que para la mayoría de las personas están en el límite de su capacidad.

De esta forma cuando tienes más de 9 cosas pendientes, que suele ser lo habitual, la única solución es estar repitiéndotelas constantemente para no olvidarte. Eso es lo que te impide dormir intentando no olvidarte de hacer una determinada tarea al días siguiente, la solución para que esto deje de sucederte pasa por una mejor gestión del tiempo.

¿Conoces las siglas GTD? Quédate con nosotros y te iremos contando cómo organizar tu tiempo de una manera más productiva que te permita a corto plazo ser más feliz.

tarea

Imagen: hectordessens en Flickr

La sensación de tener más cosas por hacer de las que somos capaces de gestionar lleva a sufrir de estrés, ansiedad, sensación de pérdida de control, etc.

¿Te gustaría conocer un sencillo método para ponerlas todas en orden?

¿Sabías que existe una dinámica que hace todo mucho más llevadero?

¡Prueba Foulders y olvídate del estrés!

Pruébalo

¿Quieres vivir sin estrés? Entiende los motivos

¿Quieres vivir sin estrés? Entiende los motivos

Todos hemos sentido a lo largo de nuestra vida momentos de estrés, pero ¿sabemos realmente lo qué es?

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, el estrés puede ser definido como el proceso que se inicia ante un conjunto de demandas que recibe el individuo, a las cuáles debe dar una respuesta adecuada poniendo en marcha sus recursos. Cuando la demanda (laboral, social, etc.) es excesiva frente a los recursos que se poseen, se desarrollan una serie de mecanismos adaptativos que implican activación fisiológica lo que incluye una serie de reacciones emocionales negativas por lo general desagradables, de las cuáles las más importantes son: la ansiedad, la ira y la depresión.

estrés zen

Imagen: Blog Dra. Inma González


Posiblemente te hayas encontrado en esta situación pero no sabías cuál era el motivo exacto de esa desagradable sensación. El estrés es algo que sufrimos muchos de nosotros y existen multitud de razones, pero podemos reducirlo a dos motivos básicos:

  1. Las limitaciones del cerebro para afrontar la cantidad de asuntos “pendientes” que solemos tener en la cabeza a diario.
  2. No tomar una  decisión en referencia a un tema que nos preocupa.

Estos problemas se están volviendo más acuciantes con el paso del tiempo debido a que el mundo es cada vez menos predecible y además contamos con más cantidad de información para tomar una decisión. Lo importante para poder buscarles una solución es detectar cuáles son los que nos persiguen y cómo los afrontamos de la manera más eficaz posible. No postergar siempre ayuda a que no sigan creciendo.

¿Te gustaría conocer más acerca de cómo prevenir el estrés?

 ¿Sabes que con unas simples pautas podrías reducir el estrés a la mitad?

¿Te interesan las técnicas de organización y gestión del tiempo para hacer todo más llevadero?

Si quieres seguir aprendiendo más sobre este tema y encontrar soluciones al estrés, no te vayas muy lejos, ¡prueba Foulders y empieza a reducir tu estrés!

Podrás acceder desde aquí:

 Pruébalo

Noticia de última hora: han pillado a los reyes infraganti!

Este año lo Reyes Magos han sido más productivos que nunca y sin sufrir ni una pizca de estrés.

¿sabes por qué?

reyes foulders

Desde Foulders queremos regalarte un 2013 sin estrés.

¡Los reyes ya lo están disfrutando!

Regístrate y disfrutalo tú también


Solicitar una invitación a Foulders





¿Dónde trabajas?




Dos trucos para cargar las pilas en el trabajo

Dos trucos para cargar las pilas en el trabajo

Joan BorysenkoHace un tiempo, por casualidad, compré una revista que traía un libro de Joan Borysenko titulado “Paz Interior para gente ocupada”. La verdad es que es uno de los mejores libros que he leído para mantener la calma y reducir el estrés derivado del trabajo.

En este libro descubrí una de las mejores analogías para explicar de qué depende el nivel de energía del que disponemos para trabajar y para nuestra vida en general.

Joan, indica que uno de los mejores test, e igual de eficaz que otros, para definir el nivel de estrés que tiene una persona es pedirle que marque su impresión en una escala de 1 a 10. Si hacemos esto, y por ejemplo estamos en un nivel de 7, el resto hasta 10: en este caso 3, es según Joan nuestro nivel de energía.

Relación entre estrés y tú energíaBien, si esto es así, ¿cómo cargamos las pilas y hacemos que al mismo tiempo disminuya el estrés? La respuesta es muy sencilla y se puede resumir en dos simples reglas:

  1. Dormir bien: es bastante obvio, pero nos solemos olvidar con frecuencia de dormir un número de horas adecuado. Piénsalo de esta forma, todo el tiempo que te quites de sueño, lo pagarás al día siguiente en un descenso de productividad mayor al número de horas perdidas de sueño. Es decir, si te quitas 2 horas de sueño, al día siguiente perderás por lo menos 2 horas de productividad. ¿No te lo crees? Compruébalo y déjame tus impresiones en forma de comentarios.
  2. Dedicar tiempo a disfrutar de nuestros gustos: ésta es la regla más importante y la que mejores resultados proporciona. Es muy sencilla, consiste en dedicar tiempo a hacer aquellas cosas que nos gusta hacer. ¡¡Simplemente eso!! Por ejemplo, si te gusta escuchar música, pasear por la playa, leer, salir de tapas, quedar con los amigos o familia… No dudes si hacerlo, porque para nada estarás quitando tiempo al trabajo o a las responsabilidades que tienes, sino que estarás cargando las pilas para trabajar de forma más eficaz, productiva y creativa.
    Piénsalo, esta regla consiste en realizar actividades que no son estresantes, por tanto recaen en la zona verde de tu barra de energía y hacen que disminuya el estrés y aumente tus fuerzas.

En conclusión:

Tómate la vida como un videojuego de lucha donde tienes que ir rellenando tu nivel de energía para poder afrontar la próxima batalla 😉

¿No crees que estas sencillas reglas son demasiado obvias para ignorarlas y no incorporarlas a tus rutinas diarias? ¡Danos tu opinión!

Página 1 de 212
ETSI Informática. Avda. Reina Mercedes sn. Seville Valley


logos-patro-crm